Skip directly to content

Hispanos y Latinos en Alabama

Raymond A. Mohl, Universidad de Alabama en la Birmingham
Hispanos y Latinos en Alabama



Gerente de Bodega





——— Missing first 4 paragraphs ———
Los efectos de TLCAN
La migración mexicana se intensificó después de la implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, también conocido como TLC o NAFTA) en enero de 1994. TLCAN era previsto a marcar el comienzo de una era de integración económica y libre comercio entre los Estados Unidos, México y Canadá, pero los beneficios económicos prometidos nunca se materializaron para México. Fabricantes en los Estados Unidos subcontrataron trabajos al lado mexicano de la frontera, dónde podían pagar sueldos drásticamente más bajos, y libre comercio socavó severamente la fabricación y agricultura mexicana. Enfrentados con bajos sueldos y desempleo en su país, cientos de miles de trabajadores mexicanos buscaron mejores oportunidades en los Estados Unidos, con números crecientes con destinos al sur.
Haciendo Tamales
Las empresas grandes en los Estados Unidos también tuvieron un papel en desviar la migración a los estados del sur. Muchas empresas grandes, como gigantes de avícola Tyson y Gold Kist, reclutaron hispanos para trabajar en maquinarias del procesamiento de pollo en Alabama. En los últimos años de los 1990s, una cartelera enorme ofreció un futuro prometedor. Su mensaje fue: "Mucho Trabajo en Russelville, Alabama," seguido con el número de teléfono de un reclutador local de trabajos. Reclutadores independientes a lo largo de la frontera en México y Tejas regularmente llevaban trabajadores hispánicos que querían trabajar directamente a trabajos en maquinarias en Alabama. Además, el reclutamiento empresarial y la economía expansiva de servicios en los estados del sur y ciudades en el Sun Belt han ayudado a desviar la migración a lugares que nunca ha tenido mucha inmigración, incluyendo Alabama.
La mano de obra hispánica se ha hecho un factor importante en las economías rurales y urbanas. En pueblos pequeños del norte de Alabama, como Albertville, Collinsville y Russelville, los hispanos trabajan en granjas avícolas y en maquinarias del procesamiento de pollo, y también en la fabricación de la calcetería, la prenda, los textiles, las alfombras, los muebles, y los plásticos. Trabajan extensamente en la agricultura, en que plantan, recogen y empacan tomates, fresas, pepinos, papas, y sandía. En el sur de Alabama, el número de hispanos es menor, pero son muy evidentes y proveen labor de agricultura, trabajan en la replantación de la grama y terreno maderero, procesan aves de corral y mariscos, y trabajan en granjas lecheras, la horticultura, viveros, jardines, y aserraderos. En zonas metropolitanas como Birmingham y Montgomery, los hispanos trabajan en restaurantes, la arquitectura del paisaje, el albergue, la construcción de edificios, los túneles de lavado, y los trabajos de almacén. También tienen trabajos en hoteles y edificios de oficinas. Los inmigrantes hispánicos han encontrado numerosos nichos en la economía de Alabama- nichos en los que los sueldos que se consideran bajos por estándares de los Estados Unidos representan un premio grande en comparación a sus ingresos en México u América Central. Muchos, sin embargo, todavía viven en pobreza.
El establecimiento de comunidades
Una de cumpleaños Piñata
Los inmigrantes han establecido nuevas comunidades étnicas en Alabama. Al principio, los hispanos que recién llegados generalmente eran hombres jóvenes y solteros que compartían viviendas estrechas, trabajaban en tripulaciones, y mandaban sus ingresos a casa. Ellos volvían a casa en menudo, pero eventualmente llevaron a sus amigos, hermanos, esposas, hijos, hasta sus padres envejecidos a los Estados Unidos en un proceso conocido como migración encadenada. Tales cadenas trajeron más que 6.000 personas del centro-sur municipio mexicano de Acambay al área de Birmingham durante un periodo de 15 años. Gradualmente, ellos han fundido en la cultura, se han matriculado los niños en escuelas estadounidenses, han esculpido espacios residenciales, y han comprado casas y propiedades. En los pueblos pequeños de Alabama y las áreas rurales, hispanos viven principalmente en complejos de casas móviles o complejos de apartamentos, pero en las áreas urbanas, están dispersados extensamente donde pueden encontrar viviendas de bajo costo. Muchos han abierto restaurantes, tiendas de comestibles, y pequeñas compañías de construcción y arquitectura paisaje. Según las estadísticas del censo de los Estados Unidos censo de negocios minorías, en 2002 hispanos de Alabama han establecido más que 2.500 firmas de negocios.
Los hispanos han contribuido al crecimiento económico de Alabama en una serie de formas. Sus labores han ayudado estimular las economías urbanas y regionales desde los 1990s y han llevado una serie de plantas industriales nuevas a Alabama. Los hispanos han reactivado los distritos de negocios en su defecto de los pueblos pequeñas en Alabama, aumentando viviendas de alquilar, ventas al detalle, y el mercado de coches usados. Las empresas mayores, incluyendo los almacenes grandes, los concesionarios de coches nuevas, las firmas de bienes inmuebles, los bancos, las uniones de crédito, y compañías de seguros adviertan ahora en español y animan el gasto de los inmigrantes. Cadenas de tiendas comestibles grandes reservan ahora una variedad infinita de comidas hispánicas. Cada vez más, hispanos que están recién llegados han sido retirados en la corriente económica.
Los hispanos que viven en Alabama también han creado una vibrante vida cultural en las comidas tradicionales, actividades parentescos, festividades de días de fiestas y tradiciones musicales, y ligas del futbol de fines de semanas. Numerosos periódicos y emisoras de radio en español han empezado en todo del estado. Sus comunidades nuevas en Alabama son transnacionales y la gente se queda en contacto con relativos del país de origen y viajan una y otra vez como a menuda que sea posible. El dinero que ellos envían a casa no es solamente usado a mantener sus familias pero también a construir casas nuevas en sus pueblos. Algunos inmigrantes volverán eventualmente a sus países de origen, pero muchos se quedarán en los Estados Unidos y se hará una parte de la cambiando fabrica social de sureste.
Cuestiones de inmigración
Residentes de Alabama, no hispánicos, han reaccionado en varias maneras hacia la nueva migración hispana y su concentración en pueblos chicos y vecindarios urbanos. La afluencia hispana ha complicado la división racial histórica de Alabama entre negro y blanco. A fines de los 1900 el sentimiento de anti-inmigración había surgido en algunos pueblos de norte Alabama con poblaciones crecientes de hispanos, y portavoces afroamericanos en algunos lugares se han quejado de competencia laboral de trabajadores hispanos. El uso de la lengua Española se ha convertido en polémica. Además, un número desconocido de hispanos están en el estado ilegalmente, quizás tantos como 40 a 50 por ciento del número total, lo cual es un motivo de preocupación para muchos Alabamianos. Estos problemas se intensificaron entre 2005 y 2007, mientras el congreso de los EEUU debatían nuevas legislaciones de inmigración, controles más estrictos de las fronteras, y programas de trabajadores visitantes para inmigrantes indocumentados. Los políticos Alabamianos también han luchado por controles más fuertes hacia la inmigración, ayudando politizar el tema de inmigración. Mientras tanto grandes empresarios de aves de corral, construcción, y de agricultura han afirmado su dependencia en los trabajadores hispanos. Manifestaciones por y en contra de inmigración ocurrieron en todas partes del estadio en el año 2006. Alabama tiene menos de una docena de trabajadores de inmigración o agentes de la patrulla fronteriza estadounidense, y ellos concentran sus esfuerzos en los residentes indocumentados quienes están arrestados de agencias locales de aplicación de la ley con delitos mayores.
La Alabanza
La adoración religiosa, mayormente iglesias, escuelas, y agencias publicas han respondido en maneras positivas a los recién llegados. Las escuelas publicas son muy importantes debido a que están proporcionando instrucciones en la lengua inglesa a los niños hispanos, una generación que asimilará más rápida a la sociedad Americana. Además, agencias han aparecido en todas partes de Alabama para poder servir y abogar por los hispanos. "Project Aprende," por ejemplo ofrece servicio para los trabajadores agrícolas migrantes en muchos condados de norte Alabama, dando información de educación, la salud, y seguridad ambiental. En Albertville, la "Hispanic American Society" del condado de Marshall ayuda a los hispanos recién llegados para ajustarse en sus nuevos entornos. En Hoover, un suburbio de Birmingham, el “Multicultural Resource Center” patrocinado de "Catholic Family Services" trabaja con agencias del gobierno y la comunidad para prestar asistencia a inmigrantes. "The Hispanic Interest Coalition" de Alabama, fundida en Birmingham en 1999, coordina servicio y trabajos que abogan los inmigrantes hispanos. Del mismo modo, el “Hispanic Coalition” de Montgomery ha movilizado iglesias, escuelas, y organizaciones en respuesta a las necesidades crecientes de la populación hispana. La "Clínica Migrante" ofrece asistencia médica a los trabajadores agrícolas migrantes en Mobile y sur Alabama.
Divulgación religiosa
La comunidad religiosa en Alabama ha sido especialmente receptiva a los hispanos que recién llegados. La iglesia católica ha establecido servicios religiosos y sociales para los hispanos en Alabama. La diócesis católica de Birmingham ofrece el ministerio a decenas de miles hispanos en 39 condados de norte Alabama por su oficina del ministerio hispano. El ministerio católico hispano de Mobile conduce programas similares en el sur de Alabama. Las misas en español dan a los recién llegados un medio reconfortante y familiar cuando ellos todavía están ajustando a vida en los Estados Unidos. Las iglesias protestantes también han involucrado en trabajo religioso, educativo, y servicio social con los hispanos. Las iglesias Bautistas son muy involucradas en trabajo como éste, y los hispanos se han convertido en un campo misionero para la mayoría de las denominaciones protestantes tradicionales. Otras denominaciones que mantienen misiones activas son la iglesia de Cristo, la iglesia de Dios, la iglesia del Nazareno, y los Testigos de Jehová que tiene por lo menos 10 congregaciones de hispanohablantes en Alabama. Aunque la misión religiosa permanece una característica dominante para su trabajo, todos de estas iglesias ofrecen servicios sociales necesarios, un refugio para la cultura hispano, y un sentido de pertenecía en un mundo desconocido.
El continuo crecimiento de la comunidad latino americano en Alabama, aunque todavía pequeña, ha traído un cambio considerable a partes de este estado del sur. Las revisiones de la política de inmigración americano y una aplicación más estricta en la vigilancia de la frontera, podría reducir la tasa de crecimiento de la población hispano, pero la influencia de estos nuevos residentes de la Alabama no es probable que se invierta. Las escuelas del estado y comunidades van a ser más diversas culturalmente. Con tiempo, los hispanos serán más activos políticamente, y darán nueva forma a la tradicional división racial de la Alabama.
Traductoras
Rebecca Butler, Camille Griffith, Jud Smith
Published:  March 1, 2012   |   Last updated:  May 23, 2012